Cuarentena y fertilidad: la ansiedad del tiempo perdido

Por Soledad Expósito. Psicóloga especializada en Fertilidad.

Desde que una persona, o una pareja, decide buscar un hijo, empieza a hacer girar una rueda que no se detiene más: primero buscando de forma natural todos los meses; y luego, si ese embarazo no llega, iniciando, en muchos casos, el camino de la medicina reproductiva.

Y este recorrido, que implica la búsqueda de un diagnóstico para luego aceptar y comenzar un tratamiento, termina convirtiéndose en una carrera contra el tiempo, en una lucha interna contra los miedos y la desesperanza.  Los tratamientos de reproducción asistida demandan mucho esfuerzo, tiempo y energía. Se  pone el cuerpo, pero también se pone el alma. En este camino, rara vez las personas se toman un tiempo para "descansar".

Sin embargo hoy el mundo está en pausa. Quienes ya tienen un diagnóstico y están a la espera de iniciar su tratamiento, deben hacer una pausa obligada, que en estos casos puede generar ansiedad, angustia y hasta desesperación por la sensación de “tiempo perdido”.

Entonces es momento de dar vuelta la ecuación, y aceptar que los descansos son necesarios para recuperar la salud psíquica, para pensar, aceptar, reflexionar, asimilar todo lo que están viviendo. Dar vuelta la ecuación significa ganarle al tiempo, aprovecharlo para prepararse, hacerse más fuertes para enfrentar con más entereza todo lo que tienen por delante. Si lo logran, también estarán mejor preparados para disfrutar de ese hijo que tanto esperan. En ese “mientras tanto”, los especialistas en psicología de la infertilidad, podemos asistirlos, a través de sesiones virtuales, para que logren dialogar sobre lo que han pasado o de lo que están pasando en esta pausa, con el objetivo de descomprimir la tensión, reforzar el proyecto de búsqueda y aliviar angustias

Y en el caso de quienes están en la primera etapa, con la necesidad de encontrar respuestas a ese deseo que no se cumple, este es el momento de animarse a dar el paso y hacer la primer consulta para iniciar el diagnóstico, porque hoy la tecnología permite que los pacientes y los profesionales nos encontremos a través de una pantalla.

En fertilidad el tiempo es oro, solo es cuestión de saber cómo utilizarlo.

Ver notas anteriores Volver