Infertilidad sin causa aparente

Definición y diagnóstico

La infertilidad o subfertilidad sin causa aparente es un diagnóstico de exclusión que suele determinarse en un10 a 15% de las parejas con infertilidad o subfertilidad.

El profesional así lo denomina cuando la etapa de diagnóstico de la pareja descartó otras causas posibles. No significa que no hay razón para la infertilidad, sino que la causa no se ha podido identificar aún.

La evaluación convencional de la infertilidad en la mujer puede incluir: historia médica, examen físico, niveles de hormonas en sangre, función ovulatoria e histerosalpingografía (HSG) (radiografía del útero y trompas de Falopio). La laparoscopía comprende la inserción de un instrumento delgado, como un telescopio iluminado dentro del abdomen, para ver el útero, ovarios, y trompas de Falopio; suele ser necesario para excluir factores como la endometriosis y adherencias que pueden no ser vistas por HSG.

La evaluación convencional en el hombre puede incluir: historia médica, examen físico, análisis de semen y exámenes de hormonas. Otras pruebas para determinar la capacidad fertilizante del esperma del esposo, o la fragmentación del ADN espermático pueden ser realizados pero no son siempre mandatarios. Problemas específicos de la capacidad fertilizante del esperma, pueden ser descubiertos durante la Fertilización in Vitro (FIV). La FIV es una técnica de reproducción asistida que une en el laboratorio el ovocito (huevo) con el esperma. Si el ovocito fertiliza correctamente y comienza su división celular, el embrión resultante se transfiere entonces al útero de la paciente.

 

Otros factores

Los factores más relevantes para ser considerados en la evaluación y manejo de la infertilidad sin causa aparente son la duración de la infertilidad y la edad de la mujer. Estudios recientes indican que la edad del varón mayor a 35 años también podría tener una influencia negativa sobre la fertilidad de la pareja.

Una pareja joven sin problemas de infertilidad cuenta con un 20% de probabilidad de embarazo por mes. Por el contrario, parejas con infertilidad sin causa aparente que no han logrado el embarazo durante tres años, tienen una chance de embarazo espontáneo de 1 a 2% por mes solamente.

El proceso de envejecimiento en la mujer, particularmente luego de los 35 años, trae aparejado una reducción en la capacidad reproductiva e incremento en los abortos espontáneos. Las pruebas de capacidad reproductiva (reserva ovárica) que pueden incluir niveles de FSH y estradiol en el día 3 del ciclo menstrual para evaluar la función ovárica. Parejas infértiles o subfértiles, donde la mujer es mayor de 35 años, deberían consultar sin demoras al especialista luego de 6 meses sin lograr embarazo, más aún si se ha identificado algún factor de subfertilidad como endometriosis, historia de ciclos menstruales irregulares, poliquistosis ovárica, entre otros.