FIV con donación de óvulos

El  tratamiento  de  ovodonación  (o  donación  de  ovocitos)  es  la  donación  de  células  reproductoras  femeninas  de  una  mujer  a otra.

Es  necesaria  en  aquellos  casos  en  que  la  mujer  que  desea  lograr  un  embarazo presenta  la  ausencia  o  el  agotamiento  precoz  de  su  capital  ovocitario  o  alteraciones  importantes en  sus  ovocitos,  lo  cual  condiciona  de  modo  más  o  menos  severo  la  posibilidad  de  lograrlo por métodos naturales.

También  en  aquellos  casos  donde  los  ovarios  hubieran  sido  extirpados  a  raíz  de  un  cáncer  o  a  alguna  otra  enfermedad  grave,  y  en  aquellos  en  que  se  registren  alteraciones  genéticas  transmisibles en  la  mujer  .

Los  ovocitos  se  obtienen  de  mujeres  donantes,  sanas,  menores  de  35  años.  Las  donantes  son,  en  todos  los  casos,  voluntarias;  y  la  donación  es  anónima. Se  respetan  las  características  físicas  de  la  donante  como  de  la  receptora.  Esto  implica  que  idealmente  se  entregarán  a  la  madre  receptora  los  ovocitos  de  una  mujer  físicamente  parecida  a  ella  (color  de  piel,  color  de  ojos,  relación  peso/talla).

La  mujer  donante deberá someterse a  los  análisis  de  rutina  (papanicolaou  y  colposcopía),  además de  los  de  grupo  y  factor,  detección  de  HIV  tipos  I  y  II,  hepatitis  B  y  C,  Sífilis,  CMV  y  todos los estudios  estudio  que  aseguren la  prevención  del  contagio  de  enfermedades  infecciosas  o  genéticas  que  pudieran  transmitirse  por  esta  vía  (como  cariotipo  y  detección  de  mutaciones  de  la  fibrosis  quística).

Una  vez  que  la  donante  ha  sido  aceptada  como  tal,  tanto  ella  como  su  pareja  deben  firmar  un  consentimiento  informado, para  luego, cuando una  pareja  receptora  necesite los óvulos, la donante pueda recibir  una estimulación  ovárica  a través de la cual se obtendrán los  ovocitos  que  serán  fecundados  con  la  técnica  de  FIV  o  ICSI.

La  receptora  deberá  ser  una  mujer cuya  edad  no  supere  los  49 años  cumplidos,  a  la  cual  se  le  haya  diagnosticado  previamente  alguno  de  los  cuadros  de  infertilidad  o  subfertilidad mencionados.  Tanto  ella  como  su  pareja  deberán  firmar  consentimiento  informado  sobre  la  realización  de  tal  tratamiento, y  deberán  acceder  al  apoyo  psicológico  profesional  que  augure  la  posibilidad  de contener  emocionalmente  esta  experiencia.

A  partir de  ese  momento,  la  mujer  será  citada  con  el  objeto  de  llevar  el  estado  hormonal  de  su  organismo  a los niveles  adecuados. Así, podrá recibir a los embriones  que  serán  concebidos en nuestro  laboratorio a través de los óvulos donados.

Durante  esta  preparación, se  le  realizarán  dosajes  hormonales  y  ecografías  periódicas  para  asegurar  la  capacidad  de  recibir a  los  embriones  y  proseguir  con  el  embarazo.

Al mismo tiempo, el  cónyuge  de  la  receptora  realizará  exámenes  necesarios  para  garantizar  su  capacidad  espermática, ya que los embriones se obtendrán a partir de sus espermatozoides.

Según  las  distintas  publicaciones,  la  tasa  de  embarazo  en  los  programas  de  ovodonación  es alrededor  del  44  al  60%.

En  Nascentis,  consideramos  que  la  donación  de  gametas  es  una  técnica  avanzada  y  eficiente  si  se  realiza  en  las  condiciones  emocionales  y  de  seguridad  apropiadas.  Esto  implica  la  plena  información  de  ambas  partes,  de  modo  de  poder  elaborar  una  decisión  libre  y  responsable,  contando  además  con  todos  los  requerimientos  de  apoyo  emocional  y  psicológico  que  les  permitan  hacer  de  esta  experiencia  un  hecho  positivo  para  sus  vidas.

Por  medio  de  esta  técnica  podemos  proporcional  la  posibilidad  de  un  embarazo  a  numerosas  parejas  que,  de  otro  modo,  sólo  hubieran  podido  contar  con  la  solución  de  la  adopción.

Aspiramos  a  que  mediante  el  diálogo  y  el  consenso,  las  parejas  puedan  optar  decididamente  por  este  recurso,  declinar  y  buscar  otra  alternativa  o  bien  convivir  con  su  anhelo  de  paternidad  sin  resolver,  pero siempre con  la  tranquilidad  de  haber  podido conocer,  evaluar  y  decidir a partir de toda  la  gama  de  posibilidades  que  ofrece  la  Medicina  Reproductiva.